Puedes seguirme en

Trayectoria Profesional de
Shirley Varnagy

La primera impresión que deja Shirley Varnagy (Caracas, 1 de febrero de 1982) es la de una niña frágil que está a punto de quebrarse, estampa que se desvanece ante su aplomo y seguridad frente a la cámara. Su aspecto quizá sea el mejor ardid para penetrar en la intimidad de sus entrevistados y obtener lo que ellos jamás confesarían a otros entrevistadores. Metódica, rigurosa hasta la obsesión, atenta a los detalles, Shirley ha hecho de su método una referencia en el periodismo audiovisual venezolano.

Siempre quiso trabajar como entrevistadora, un futuro que empezó a visualizar cuando era niña. La formación recibida durante su primaria y bachillerato, completados en el colegio Moral y Luces “Herzl-Bialik”- Hebraica, y la historia de sus abuelos, sobrevivientes del Holocausto, ampliaron sus intereses y definieron el concepto de periodismo que hoy profesa. Un periodismo que informa, educa, construye y que no permanece indiferente frente a la injusticia.

En 2001 se matriculó en la Universidad Católica Andrés Bello. Cinco años después egresó de esa casa de estudios como licenciada en Comunicación Social Summa Cum Laude, mención Audiovisual, con una tesis que le permitió plasmar su afición e interés por trabajar en los medios. El documental sobre la vida de Cecilia Martínez, la primera locutora de radio de Venezuela, fue recomendado por el jurado para su publicación. Ya entonces tenía aún más claro que su meta era tener un programa propio donde pudiera retratar a sus entrevistados más allá de los artificios y los discursos.

Con ese objetivo incursionó en la radio como productora del programa de Víctor X, Planeta Café, en la emisora Planeta 105.3 FM. Poco después se convirtió en locutora del noticiario estelar y de la guardia musical de los fines de semana en la misma emisora. Fue con la periodista Gladys Rodríguez, sin embargo, que acumularía su mejor experiencia. Mientras se desempeñaba como productora de su programa radial, en el Circuito X, emisora 89.7 FM, y conducía los programas “Por X cosa” y “Entre tacos y tacones”, comprendió que la independencia es el activo más valioso que tiene un periodista y que su única línea, aún en las peores circunstancias, siempre sería la verdad.

En Globovisión tuvo su primera experiencia frente a las cámaras como reportera y ancla ocasional del programa “Buenas Noches”. En paralelo, fue productora de los programas “Entre Noticias” y “Tocando Fondo” y trabajó como corresponsal para la cadena internacional Telemundo en Venezuela. Su primera gran oportunidad de moderar un programa propio llegó en agosto de 2009. “Enchúfate” junto a Luis Olavarrieta, fue espacio emblema del movimiento estudiantil que transmitió Radio Caracas Televisión durante casi dos años. Con el cierre de esta televisora por parte del Gobierno, Shirley -al igual que sus colegas- quedó sin trabajo.

Fue una involuntaria pausa que reforzó una idea que ya venía macerando de sus anteriores trabajos y que tradujo en un concepto: los venezolanos necesitan con urgencia un modo de conducirse en un entorno complejo y ciclotímico. El germen de ese proyecto coincidió con el nacimiento de su hijo Noah, a quien dedicó el programa que la traería de vuelta a Globovisión, “Soluciones”. En tres años Shirley condujo más de 500 programas que ayudaron a sus fieles televidentes a construir un mejor país.

Su gran oportunidad en horario estelar llegó en septiembre de 2013 cuando se estrenó #SHIRLEY, que se transmitió hasta mayo de 2014 a través de Globovisión, un formato que combinaba los temas de actualidad y la entrevista profunda a deportistas, músicos, políticos, cantantes, personalidades y escritores. Fue precisamente el intelectual más importante de habla hispana, Mario Vargas Llosa, premio Nobel de Literatura, su último invitado del ciclo. Cuando la planta pretendió censurar sus opiniones, Shirley entendió que había llegado el momento de concretar en hechos los valores que promueve. Quizás la mejor forma de interpretar la decisión de finalizar su contrato con la televisora, ampliamente difundida por la prensa nacional e internacional, es una frase que alguna vez pronunció: “No soy una mujer de éticas reemplazables”.

En 2014 publicó su primer libro ¨Shirley, el periodismo continua¨ bajo el sello editorial Planeta. El texto es el resultado de la renuncia y la no renuncia a un espacio plural que citó cada noche a los rostros de un país. Su percepción sobre los invitados, las situaciones televisadas y no televisadas de cada encuentro público convierten a #SHIRLEYLibro en un testimonio de resistencia a la censura.

A partir de 2015, Shirley regresa a la radio de lunes a viernes de 9 a 11 AM, a través de la señal del Circuito Exitos 99.9 FM; allí continuará entrevistando a distintas personalidades desde el punto de vista humano. De esta manera, la frase que mejor la resume –“No soy equilibrista, soy periodista; no soy neutral, soy justa”- es el acicate para continuar informando a sus seguidores por encima de cualquier circunstancia.

"Mi única línea es la verdad"
Shirley Varnagy