Yom Kipur: Día del perdón

29 de septiembre de 2017

Hoy con la puesta del sol comienza para los judíos el día más sagrado del año: Yom Kipur, el día del perdón.

Durante 25 horas los judíos ayunan hasta la salida de la primera estrella del día siguiente, constituye el precepto más importante de este día. Deben abstenerse de beber y comer todo tipo de líquido y alimento, pues son comparados con los ángeles. De la misma forma que un ángel está desprovisto de cuerpo físico y no necesita alimentarse, también ellos se abstienen de ingerir cualquier alimento. Esta es también la razón por la cual en Yom Kipur no está permitido lavarse, usar cosméticos, zapatos de cuero o mantener relaciones maritales; pues alejarse de asuntos terrenales ayuda a la persona a centrarse en objetivos más elevados. También, al igual que los ángeles, suelen vestir de blanco.

El ayuno sirve para llevar el corazón hacia la Teshuvá o arrepentimiento por nuestras malas acciones y el compromiso de comenzar a hacer el bien. Estos días deben ser dedicados a la oración y al examen de conciencia, pues son considerados días propicios para acercarse a D-os. Acuden a la sinagoga o templo para rezar durante todo el día, pues hoy se define su futuro para el año entrante. Es un día de juicio, de reflexión. A partir de ese momento D-os juzga y define el destino de cada judío, quien vivirá y quien morirá, quien caerá y quién se levantará, quien será inscrito y sellado en el libro de la vida.

El año nuevo y los 9 días posteriores para los hebreos son días propicios para rectificar los errores y acercarse más a D-os a través del rezo, en donde deben evaluar su conducta, arrepentirse y dar caridad.

En el Templo piden perdón a D-os por sus errores y le suplican que los beneficie con un dictamen de vida favorable.

Con este sonido del shofar o cuerno de carnero culmina el ayuno o día del perdón, el shofar es el grito del corazón judío que clama conectarse con D-os para crecer espiritualmente. En el momento en que suena el shofar, imploran a Dios desde la profundidad de su alma.

El pueblo judío practica Yom Kippur desde tiempos ancestrales. Cuarenta días después de haber recibido la Torá, su libro sagrado en el Monte Sinaí, y de aceptar la existencia de un solo D-os, los Hijos de Israel adoraron un Becerro de Oro. Moisés le suplicó a D-os que no aniquilara a su nación descarriada y D-os dijo: “He perdonado”. A partir de ese momento, observan esta fecha como el “Día del Perdón”, una celebración de la inquebrantable relación con D-os.

Según los sabios judios, cuando venga el el Mesías todos los días de ayuno serán días de fiesta y alegría.

Para Yom Kipur, se acostumbra desear a un judío Gmar Jatimá Tová, que signfica que sean inscritos y sellados en el libro de la vida.

Pedir perdón, perdonar y ser perdonado. El perdón libera, el mensaje de Yom Kipur es universal.